top of page
  • Psicopedagoga Karla Garrido

Verdades y Mitos sobre el TDAH

¿QUÉ ES EL TDAH?

El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno neurobiológico que afecta al comportamiento con muestras persistentes de falta de atención y/o hiperactividad-impulsividad.

Podemos diferenciar tres tipos:

  1. Tipo con predominio del déficit de atención. También conocido como TDA.

  2. Tipo combinado. Presentan falta de atención e hiperactividad/impulsividad.

  3. Tipo con predominio de la impulsividad-hiperactividad.


EL TDAH Y EL CEREBRO

La conducta de las personas con TDAH, especialmente en aspectos como la atención, la hiperactividad y la impulsividad, se ve afectada porque su cerebro funciona de forma diferente.


Nuestro cerebro cuenta con el lóbulo frontal que está encargado de elegir respuestas y programas motores que le permiten responder de forma racional y lógica. Nos ayuda a pensar antes de actuar, aprender de la experiencia e inhibir respuestas emocionales para modificar nuestra conducta y evitar que corramos riesgos. Esta actividad se hace posible gracias a las neuronas que se comunican entre ellas empleando unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores.


Se ha demostrado que las personas con TDAH tienen menos actividad neurotransmisora de lo normal en el lóbulo frontal, lo que hace que asuman más riesgos y provoca espontaneidad y falta de concentración. Como consecuencia otras funciones ejecutivas se ven afectadas como:

  • La planificación.

  • La atención.

  • La memoria de trabajo.

  • El control inhibitorio.

  • La regulación y la evaluación de su trabajo


MITOS SOBRE EL TDAH

Ha circulado mucha información errónea acerca del TDAH que incluso han llegado a poner en duda la existencia de este trastorno. Por ello, a continuación, se exponen varios conceptos incorrectos acerca del trastorno y aclaramos las razones:

  • “Los niños con TDAH son menos inteligentes que los demás.”

Tener TDAH no afecta al intelecto del individuo en su conjunto aunque puede perjudicar en su progreso a menos que se trabaje. La mayoría de los niños con TDAH son diagnosticados en edades escolares porque el colegio puede ser especialmente difícil para ellos. La forma típica de una clase les exige estar escuchando un discurso por un tiempo prolongado y hacer tareas largas que requieren razonamiento y esfuerzo organizado. Además, les cuesta ajustarse a las demandas sociales y de comportamiento que exigen este tipo de clases.

  • “TDAH es el resultado de un mal estilo parental.”

El TDAH no es la consecuencia de la falta de disciplina de los padres. Sin embargo, establecer límites de manera incoherente y otras prácticas de crianza ineficaces, como responder con agresividad, pueden empeorar su conducta.

  • “Los niños diagnosticados con TDAH en verdad son perezosos y están desmotivados”.

Esta es una acusación frecuente hacia los niños con TDAH. Sin embargo, el esfuerzo que tienen que hacer es mayor que el de sus compañeros y normalmente sus resultados no suelen ser los esperados. Un punto a tener en cuenta es que no basta con pedirles que presten atención ni con regañarles, debemos saber cómo despertar esa atención y conocer las dificultades de estos niños para poder ayudarles de la mejor forma.

  • "Los niños con TDAH solo están distraídos y son desobedientes, como cualquier otro niño”.

Aunque es cierto que en general los niños pueden presentar comportamientos impulsivos y activos afectando su atención en algunos momentos, identificamos a un niño con TDAH porque resulta más “difícil” para sus educadores y su familia. Sus dificultades van a afectar su funcionamiento durante el día, no solo en situaciones aisladas, y se harán notorias en su desempeño en el colegio, su adaptación a las rutinas y las normas, sus relaciones con los demás, sus amistades, etc.

  • “No puede tener TDAH porque se concentra en videojuegos por horas".

Esto no es un indicativo ya que los niños con TDAH presentan más problemas con las tareas que requieren atención por largos períodos de tiempo, no tanto con actividades que sean muy interesantes o estimulantes en términos visuales, sonoros y de actividad física como lo son los videojuegos. Otro elemento que mantiene su atención en los videojuegos son las recompensas frecuentes por una demanda baja de esfuerzo.

  • “Los niños con TDAH no saben prestar atención”.

A los niños con TDAH les cuesta dirigir su atención y controlarla. Por ello pueden parecer distraídos pero no carecen de atención, simplemente la están poniendo en otro sitio.

  • “Si después ser evaluado, el niño no recibe el diagnóstico de TDAH, no necesita ayuda”.

El TDAH se diagnostica de manera progresiva, lo que significa que un niño puede presentar varios tipos de comportamientos tipo TDAH pero no hasta el punto de tener el diagnóstico de TDAH. Esto no significa que no necesite ayuda para superar los problemas que tiene. Probablemente necesite apoyo profesional para regular su comportamiento en el colegio, mejorar las habilidades sociales y ayuda con la organización y planificación de sus tareas y sus estudios.

  • “Los niños con TDAH superan sus dificultades solos, con el tiempo se les pasa".

Erróneamente se tuvo la creencia de que cuando los niños con TDAH pasaban a la adolescencia y adultez dejaban de tener estas dificultades. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que algunos aspectos del TDAH pueden continuar en la vida adulta en hasta el 85 % de los casos. Algunos adultos pueden beneficiarse del uso de medicamentos para el TDAH y terapia por el resto de sus vidas, mientras que otros, debido a sus progresos gracias a la terapia, pueden dejar los medicamentos.


Si te interesa conocer un poco más sobre el tema, puedes ver el Webinar Sin atención no hay aprendizaje ¿Cómo ayudar a un niño con TDAH? aquí: VER WEBINAR

 

Referencias

Caballero, M., 2019. Neuroeducación en el currículo. Madrid: Pirámide.

Instituto Neurológico Integral Beremia (2019). Neuroeducación. MELC.

Hudson, D. (2017). Dificultades Específicas de Aprendizaje y Otros Trastornos (2º ed.). Madrid: Narcea.

Moraine, P. (2014). Las Funciones Ejecutivas del Estudiante. Madrid: Narcea.

Rangel Araiza, J. (2014). El trastorno por déficit de atención con y sin hiperactividad (TDA-H) y la violencia: Revisión de la bibliografía. Salud Mental (México), 37(1), 75-82.

8 mitos e ideas falsas sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). HealthyChildren.org. (2019). Recuperado el 25 de enero de 2022, en https://www.healthychildren.org/Spanish/health-issues/conditions/adhd/Paginas/Myths-and-Misconceptions.aspx


218 visualizaciones
Featured Posts
bottom of page